...

Alopecia androgénica

Comparte en Facebook Twitter

Debido a predisposición genética algunos individuos son más sensibles que otros a la acción de las hormonas androgénicas.

Debido a la acción de la enzima 5-α-reductasa la testosterona se transforma en dihidrotestosterona que presenta una mayor potencia, en cuanto a su efecto sobre el folículo piloso, induciendo la miniaturización gradual de los folículos pilosos.

1. Alopecia androgenética masculina

Se inicia durante la adolescencia, asociada a signos dermatológicos como seborrea, enrojecimiento y picazón que evoluciona uno o a ambos tipos de pitiriasis (Caspa seca y caspa grasa). Durante este periodo se inicia el retroceso gradual en la línea frontotemporal que se acentúa y hace más evidente en la madurez. La miniaturización es gradual pero los cabellos dan la idea de estar apareciendo nuevas fibras.

Según la escala de Hamilton-Norwood progresa hasta el grado II o III. Este proceso se hace más evidente alrededor de los 40 años alcanzándose la etapa IV y V que es irreversible e intratable.

Las etapas II y III pueden ser tratadas, la etapa IV requiere de tratamiento quirúrgico (implante) y la etapa V no puede ser tratada de forma efectiva.

2. Alopecia androgenética femenina

Esta es clasificada en 3 niveles que son I o mínima, II o moderada y III o intensa. La alopecia femenina se caracteriza por un cambio morfológico en el cabello de la región frontal de la corona. Este cambio se caracteriza por adelgazamiento del cabello en esta zona así como cambios de textura y color.

Esta es más evidente en mujeres que presentan efluvio telogénico repetitivo desde la adolescencia.